martes, marzo 01, 2011

DAR LA MANO AL ADVERSARIO


          Es bien sabido por los ajedrecistas, que el dar la mano al adversario al comienzo y al final de la partida, bien habiéndola perdido, hecho tablas o ganada, es un signo de respeto mutuo y una buena costumbre de educación y deportividad. El caso que voy a relatar, refleja una nueva situación creada y que creo que todos los ajedrecistas por lo menos los de Granada deben de conocer.

          El domingo día 20, empezó el Campeonato Provincial de Ajedrez. En mi partida, Antonio de Haro, jugaba con blancas frente al jugador Ignacio Suárez, del club de ajedrez La Zubia, que jugaba con negras, la posición final de las piezas en el tablero era la siguiente: blancas: Rey en g7, peón en f7 a un paso de la coronación a Dama, negras: Rey en d3 torre en f3, ante la evidencia de las tablas al haber repetido por dos veces consecutivas el jaque al Rey optó Ignacio por comerse el peón, todo esto fue presenciado por el Árbitro Auxiliar Pepe Cañete, que llevaba varios minutos presenciando la partida, jugador como sabéis del club de ajedrez La Zubia, además de ser el Delegado Provincial de Ajedrez de Granada.

Final de la partida de la segunda ronda del Campeonato Provincial: Antonio De Haro/Ignacio Suárez


          Al comerse el peón, solo quedaba hacer el movimiento por mí parte de tomar la torre, puesto que estaba en jaque, pero en vez de hacer el dicho movimiento, ante la evidencia de las tablas, puse en la cuartilla las tablas y le di la mano a Ignacio, el cogió y firmó las consiguientes tablas, todo normal. Pero a partir de aquí, comenzó la parte por la cual se convierte en el motivo que espero no vuelva a ocurrir jamás, y por ello quiero que tomen nota todos aquellos ajedrecistas sobre el proceder de Pepe Cañete.


          Pepe Cañete, dándome las espaldas, preguntándole a Ignacio con palabras y voz muy floja y señales de mano que “que era lo que yo había puesto en la cuartilla, porque él, Ignacio, había ganado” Ignacio decía que no, que tablas era lo que yo había puesto, con la cabeza decía Pepe Cañete que no que él había ganado, refiriéndose a Ignacio. Ante este murmullo y señales de cabeza y mano pregunté que es lo que pasa, porque de frente tenía a Ignacio que cambió de cara y muy contrariado. Se volvió Pepe Cañete y me dijo que” yo había perdido la partida”, le dije,” y eso por qué dame una explicación, y me dice: “porque tú no tienes por qué darle la mano, al darle la mano se entiende de que te has “rendido”.Quedé estupefacto, nunca había escuchado una cosa igual, le contesto de que yo le he dado la mano y la cuartilla con las tablas, que él ha firmado, al decirle esto muy enfurecido coge la planilla y de una forma imprevista me la arriba a la cara faltó unos centímetros para darme, y me dice muy furioso, la voz era tan fuerte que resonó en la sala:“porque está firmado, que si no, tú pierdes la partida”.Llega otro jugador por cierto de club de la Zubia y se une a los otros del mismo club y con la misma cantinela, porque está firmado que si no tu pierdes la partida decían los tres y además en tono paternalista Ignacio decía, que no tienes Vd. razón, que si yo hubiera ido al Arbitro Principal Guillermo Barranco como es él seguro de que Vd. no hace tabla, como si mis tablas hubieran sido inmerecidas, yo al intentar contestarle otra vez interviene Pepe Cañete con voz desaforada y esta vez aún mas fuerte que la anterior dirigiéndose a mí “pues ya se ha terminado de hablar, para hablar os vais inmediatamente a la calle, aquí no se habla.”


          Es sorprendente este hombre, estando de Arbitro Auxiliar, donde su labor debe ser la prudencia y no intervenir en una partida a no ser que sea requerido por el jugador, en este caso Ignacio Suárez, él sea el provocador de conflictos creados por él mismo y además cree él, por si solo, una nueva Norma en el ajedrez:” EL DAR LA MANO AL JUGADOR CONTRARIO SIGNIFICA LA PERDIDA DE LA PARTIDA,” vamos, todo un erudito. Espero que esto no ocurra más, y alguien le explique que no lleva razón, que no seré yo, claro, porque yo ya lo intenté.


          Hablé con Guillermo Barranco, y me dijo que eran tablas y si no firma la cuartilla, que me dijera el motivo, con lo cual yo hubiese tomado la torre. Cuestión de Normas y de proceder.

Antonio De Haro González

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece una historia tan increible, que no creo a pies juntillas que estos hechos pasaran asi, querido Antonio. Me gustaria oir a Ignacio y a Pepe que dicen de lo ocurrido, para poder opinar al respecto.

Eduardo Ramírez dijo...

Hombre, Antonio, con la experiencia que tienes...¿Por qué no tomas la torre, ofreces tablas y tiendes la mano?, así se hubiera evitado todo lo que cuentas, aunque a mí también me gustaría leer la versión de Pepe e Ignacio para hacerme una mejor idea de lo ocurrido. Yo estaba en la sala donde se produjo el incidente pero estaba pendiente de mi partida y no puedo añadir ningún dato esclarecedor, salvo que la conversación en voz alta me molestaba profundamente.

Anónimo dijo...

Es que Pepe tenia que estar jugando, que para eso se apuntó, y no de arbitro auxiliar de miron; aunque seguramente sea por pillar algunos eurillos, por eso de la crisis, o por que si.
No creo que un torneo de estas caracteristicas tengamos que pagar arbitros auxiliares, con el dinero de todos. Por cierto alguno sabe lo que cobran por arbitrar estos eventos, Don guillermo y cia?.
¿Quien marca los precios, la federecion granadina; su presidente? ¿quien la preside ...? a ver si se dignan contestar, no creo lo haga nadie, ya lo antepongo.

Melguizo dijo...

Hola Anónimo.

Esas preguntas que haces tienen fáciles respuestas. Hay varias formas de hallarlas:

- Preguntar a alguien de la Delegación, al menos a mí, y estoy convencido que a cualquier otro.

- Asistir a la Asamblea de la Delegación Granadina y en caso de que no se comentara nada al respecto, preguntar. En la última algo se habló sobre esto.

- Consultar las tarifas que establece la Federación Andaluza, y que por extensión han de aplicar, al menos Granada, las Delegaciones Provinciales. Este es el enlace: http://www.fadajedrez.com/Cir/2011/11_01.pdf

Te comento; desde la publicación por parte de la FADA de la circular 11/01, los honorarios de un árbitro principal son de 14 €/hora, mientras que los de un árbitro auxiliar son 7 €/hora.

Un saludo.